VACACIONES ECOLÓGICAS

Plantearse unas vacaciones ecológicas es una decisión coherente con tu vida y con la de los demás. Aquí van 7 consejos para ello.

1. Ir a espacios naturales sin dañarlos

España posee un gran atractivo turístico en cualquiera de sus facetas naturales: 3.000 playas repartidas de norte a sur, cientos de espacios naturales protegidos (después de Estados Unidos, es el país con más reservas de la biosfera del mundo), la mayor biodiversidad de Europa, etc. Sea cual sea el lugar elegido, es imprescindible comportarse de manera respetuosa con el entorno: no hacer fuego, no arrojar residuos y recogerlos para su reciclaje, no alterar las condiciones del entorno, no introducir especies invasoras ni llevarse flora o fauna local, etc.

Vacaciones ecológicas

2. Elegir el medio de transporte más ecológico

Viajar tiene un impacto ambiental, pero puede ser mayor o menor en función de la forma en que se haga. Utilizar transporte público como autobuses o trenes es la mejor opción. El avión se debería dejar para viajes muy largos, aunque siempre queda la posibilidad de compensar las emisiones de CO2 causadas por el viaje. Si no se puede evitar el vehículo privado, al menos se puede asumir una conducción eficiente, como hinchar bien las ruedas, mantener una velocidad adecuada, no abusar del climatizador, etc., que reduce las emisiones contaminantes y el gasto económico.

3. Contratar un alojamiento respetuoso con el medio ambiente

El turismo ecológico, o ecoturismo, ofrece una alternativa a los destinos turísticos convencionales en armonía con su entorno. Sus responsables proporcionan un trato personalizado y de acuerdo a un comportamiento sostenible: productos ecológicos, respeto a la naturaleza, utilización de sistemas renovables y de eficiencia de los recursos naturales (en especial agua y energía), reciclaje de los residuos, etc.

Un criterio para elegir un establecimiento de ecoturismo es guiarse por los certificados específicos, como Bio-Hotels, ISO, EMAS o el Ecolabel europeo. Asimismo, los hoteles rurales utilizarán el distintivo de las “estrellas verdes”, y entre los criterios para establecer su número se encuentra el medio ambiente y la sostenibilidad.

Otra opción es albergarse en un hotel convencional que tenga una política ambiental asentada. Para comprobarlo, las páginas web de estas empresas suelen destacar su compromiso, o a la hora de reservar se puede preguntar a sus encargados y ver hasta qué punto lo tienen asumido. Cuantos más consumidores exijan criterios sostenibles, las empresas tendrán más en cuenta este principio.

Vacaciones ecológicas

4. Apuntarse de voluntariado ambiental

Diversas ONG e instituciones ofrecen diversos programas de voluntariado ambiental en toda España. Además de sentirse útiles y concienciar a la sociedad de las necesidades del medio ambiente, los voluntarios ambientales conocen a personas interesantes comprometidas con el entorno y ahorran el dinero de un destino turístico convencional.

La oferta es cada vez más variada: conservación del hábitat de especies amenazadas, recuperación de zonas degradadas, seguimiento y censos de especies, información a los visitantes de un espacio natural, etc. Lo mejor es contactar con los responsables de estas ONG ambientales y de las instituciones del lugar en el que vivamos para conocer más información. Si no se organiza nada al respecto, reclamarlo como ciudadano concienciado.

5. Quedarse en casa y disfrutar de nuestro entorno

La forma más sencilla de ser ecológicos en vacaciones, y de paso ahorrar dinero, es no salir fuera del entorno habitual. De esta manera, se evita el impacto ambiental causado por el transporte, en especial, el vehículo privado. Cada vez son más las propuestas ambientales que ofrecen las ciudades si se sabe buscar la información adecuada. Las instituciones locales y provinciales o las ONG ambientales pueden aportar más información al respecto. Además, se puede disfrutar de lugares o actividades que de forma cotidiana no se puede.

6. Reducir, reutilizar y reciclar, también en vacaciones

Las vacaciones son un momento para divertirse, descansar, cambiar de aires, conocer nuevos lugares y costumbres, nuevas gentes, pero no implican que haya que olvidarse de las tres erres clásicas de la conducta ecológica: reducir para utilizar solo lo necesario, en especial recursos básicos como el agua, la energía o los alimentos; reutilizar los productos para darles una mayor vida; y reciclar para aprovechar los materiales, más aún si se está en espacios naturales donde el impacto ambiental puede ser mayor.

7. Antes de salir de casa, también ecológicos

La conciencia ecológica no debe abandonar el hogar en vacaciones. Al salir de casa conviene asumir unos cuantos consejos que nos ayudarán a conservar el medio ambiente, y de paso, a ahorrar dinero: desenchufar los aparatos electrónicos, revisar la nevera, apagar el calentador, observar los grifos, no dejar basuras, evitar saturar el buzón, no abandonar las mascotas, etc.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s